Comparte

Trastornos del sueño en niños y adolescentes

“Desde hace años, existen estudios experimentales y epidemiológicos que demuestran que la privación crónica de sueño se relaciona con obesidad y problemas secundarios al síndrome metabólico. En concreto, se ha demostrado que los niños que duermen menos de ocho horas al día tienen mayor riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad”, explica la Dra. Milagros Merino, neurofisióloga clínica y miembro de la Sociedad Española de Sueño. En la actualidad, cerca de un tercio de los niños y adolescentes españoles tienen algún trastorno de sueño, lo que favorece la aparición de complicaciones en el sistema cardiovascular y metabólico, además de desencadenar un crecimiento más lento o trastornos de conducta.

El Síndrome de Apneas-hipopneas durante el Sueño (SAHS) en los niños es un trastorno respiratorio del sueño, caracterizado por una obstrucción parcial prolongada de la vía aérea superior y/o una obstrucción intermitente completa (apnea obstructiva) que interrumpe la ventilación normal durante el sueño y los patrones de sueño normal. Aunque este síndrome puede aparecer a cualquier edad pediátrica, el pico de máxima incidencia se sitúa entre los 2 y 6 años, ya que afecta a entre un 2% y un 4% de los niños en esta edad. “Factores como la hipertrofia amigdalar y adenoidea (vegetaciones), las malformaciones craneofaciales, las enfermedades neuromusculares o la obesidad incrementan notablemente la aparición de SAHS.”, explica la Dra. María Luz Alonso, miembro de la SES.

En el SAHS infantil el tratamiento es fundamental, ya que las consecuencias son un aumento del trabajo respiratorio, hipoxemia (disminución del oxígeno en la sangre) intermitente, fragmentación del sueño e hipoventilación alveolar. “Sin el diagnostico y el tratamiento adecuado el SAHS en la infancia puede tener graves consecuencias en la esfera neurocognitiva y cardiovascular, alteraciones metabólicas durante el desarrollo y bajo rendimiento escolar”, apuntan las especialistas. Aunque tradicionalmente el SAHS infantil se asocia a niños con bajo desarrollo pondoestatural y retraso en el crecimiento, el incremento de la obesidad infantil ha cambiado el fenotipo de este trastorno.

A la hora de avanzar sobre el diagnóstico del SAHS, la Dra. Merino lo tiene claro: “la piedra angular es el pediatra de atención primaria, quien puede y debe identificar los síntomas sugestivos de este trastorno y derivar al pequeño a una unidad de sueño para hacer las pruebas necesarias y plantear un tratamiento individualizado”. Sin embargo, a día de hoy muchos trastornos de sueño pasan desapercibidos durante la infancia “porque, muy a menudo, los propios profesionales sanitarios minimizan el problema con un ‘ya se le pasará’”, completa la neurofisióloga. En este sentido, los especialistas refuerzan la necesidad de formar a todo el personal sanitario implicado en el abordaje de los trastornos respiratorios del sueño, además de contar con información dirigida a los propios padres.

Share

Eventos

publicidad