Comparte

El objeto más brillante de la naturaleza

El fruto de la planta africana Pollia condensata tiene el brillo más intenso producido de manera biológica. El color azulado y metálico de estas pequeñas moras no se debe a su pigmentación, sino a la forma en que sus estructuras reflejan la luz. El brillo de estos frutos es intenso y azul como el de un mundo extraterrestre. Pero esta extraña coloración tiene una explicación terrenal que un grupo de científicos, liderados por la doctora Silvia Vignolini, del departamento de Física de la universidad de Cambridge, acaba de desentrañar.

 

El color de este fruto africano no lo produce la pigmentación, sino que procede se su estructura, es decir, la disposición de sus células refleja la luz con una longitud de onda muy particular, al igual que sucede con las alas de las mariposas.

Esta disposición es la que hace el fruto especialmente atractivo a los pájaros a pesar de que no tiene ningún valor nutritivo: lo usan para llevarlo al nido y atraer a sus parejas con los colores llamativos.

"Esta pequeña y desconocida planta", asegura Beverley Glover, co-autor de la investigación publicada en PNAS, "ha encontrado una manera fantástica de emitir una irresistible, iridiscente y multicolor señal para atraer a todos los pájaros de su entorno, sin gastar ni una de sus preciosas reservas fotosintéticas. ¡La evolución es brillante!".

El estudio realizado por los físicos de Cambridge se ha visto reforzado por el hallazgo de varias muestras de la hierba tomadas en el siglo XIX y que, después de un siglo, continúan teniendo tanto brillo como las que crecen hoy día.

La mayoría de los colores que vemos en la naturaleza proceden de pigmentos, pero algunos casos aislados, como las alas de algunos escarabajos, por ejemplo, utilizan color estructural.

En el caso de Pollia condensata la celulosa se almacena en capas y forman una estructura asimétrica que ofrece un reflejo selectivo de la luz, en un color específico, este caso el azul.

"Inspirándonos en la naturaleza", asegura la investigadora principal Silvia Vignolini, "es posible obtener materiales inteligentes y multifuncionales a partir de materiales baratos y abundantes como la celulosa. Creemos que usar la celulosa para crear materiales coloreados puede conducir a numerosas aplicaciones industriales".

Este nuevo conocimiento podría servir para sustituir algunos colorantes tóxicos o incluso para imprimir etiquetas seguras para alimentos.

Share

Eventos

publicidad